COMO SE PREPARA UN HERBARIO

LA RECOLECCIÓN DE LAS PLANTAS

La recolección de las plantas es, sin duda, la fase más simple; sin embargo, porque resulta útil y significativa, es necesario disponer de algunos utensilios sencillos y seguir algunos procedimientos esenciales.

Es importante coger la planta completa, tratando de conservar el mayor número posible de caracteres necesarios para su identificación.

El mejor periodo para coger plantas es, en general, aquel del la floración tardía, así todavía hay flores y los primeros frutos ya han comenzado a madurar. Si esto no fuese posible, sería oportuno recoger varias muestras en distintos periodos, para poder disponer así de ejemplares con flores y de ejemplares con frutos.

Las plantas herbáceas de pequeñas dimensiones deben arrancarse in toto (con raíz incluida), utilizando, eventualmente, una pequeña pala.

Para aquellas plantas de dimensiones mayores a los pliegos del herbario se cogerá: la inflorescencia, un segmento del tallo de la zona intermedia provista de hojas y un segmento del tallo de la zona basal.

Para los árboles y los arbustos se deben recoger ramas con flores, hojas y, si es posible, frutos. En el caso de las plantas dioicas (aquellas que presentan flores masculinas y flores femeninas sobre ejemplares distintos) se deben recoger y distinguir flores de ambos sexos.

Los ejemplares apenas recogidos deberán disponerse individualizados en hojas de papel, pero, para obrar más rápidamente, esto se puede dejar para el final y de momento se pueden conservar en bolsas de plástico, poniendo atención en limpiar bien las raíces de tierra y proteger las flores con bolsitas de papel.

Es mejor conservar las partes de las plantas más pequeñas y con flores más delicadas a parte.

En el momento de la recolección es indispensable anotar los datos más importantes relativos a la parada: localidad, eventuales indicaciones topográficas significativas, (altitud, exposición, sustrato geológico), tipo de vegetación circundante, caracteres ambientales generales, nivel de antropización, etc.

Son de gran utilidad todos los datos referidos a las características de la planta "en vivo" como el porte, los colores de las flores y de las hojas, la altura y las dimensiones del tallo.

Todas estas anotaciones, con el nombre del recolector y la fecha de la recolección, deben ir escritas en una tarjeta individual para cada planta a la cual será asignado un número progresivo, correspondiente con aquel que también llevará la planta recolectada.

Página siguiente


Página inicial   Qué es un Herbario   La evolución histórica de los herbarios   Cómo se prepara un herbario   El Herbario del Departamento de Botánica