CÓMO SE PREPARA UN HERBARIO

LA ESTERILIZACIÓN

Las colecciones custodiadas en el Herbario están sujetas a ataques de numerosos parásitos.

Los mohos pueden causar estragos en los ejemplares, pero sólo en ambientes particularmente húmedos; contra los ataques de los mohos es necesario untar con alcohol desnaturalizado las muestras.

Los mayores responsables de las infecciones de los herbarios son los insectos; éstos muestran una cierta selectividad respecto al tipo de planta y la parte de la planta que atacan.

Entre las familias más "apetitosas" están, por ejemplo, las compuestas, las crucíferas, las umbelíferas, mientras que existen otras que suelen ser poco atacadas como las gramíneas y las ciperáceas.

Los insectos prefieren los tejidos blandos de las flores y de las hojas jóvenes, pero en algunos casos atacan también tallos lignificados. De todas formas no existe planta alguna que se pueda considerar inmune si las condiciones de conservación no son idóneas.

Es una opinión difundida que los insectos atacan los ejemplares de reciente recolección (entre el primero y el quinto año los daños son mayores) más a menudo que los antiguos.

En los Herbarios se encuentran con cierta frecuencia sobre todo coleópteros. El insecto más temido es un coleóptero cosmopolita perteneciente al género Lasioderma, que ataca muchas sustancias y que produce verdaderas devastaciones, reduciendo las plantas a un polvo finísimo.

Las condiciones climáticas de los locales donde las muestras se conservan representan los principales factores responsables de las infestaciones. Por ejemplo, los ambientes calurosos y húmedos favorecen el desarrollo y la difusión de parásitos. Por tanto, la temperatura y la humedad de los locales deben estar controladas para mantener el ambiente inhóspito para los insectos; la temperatura debe ser menor de 21ºC y la humedad relativa debe estar comprendida entre el 30 y el 40%.

Existen numerosos sistemas para combatir los parásitos responsables de las infestaciones de los herbarios. Se pueden adoptar sistemas químicos y sistemas físicos.

Por cuanto se refiere a las primeras sustancias, las más comúnmente utilizadas son la naftalina, el alcanfor, el paradiclorobenceno, el bicloruro de mercurio, pero su empleo está desaconsejado a causa de los efectos nocivos que puede tener sobre el hombre.

En cuanto a las medidas físicas se pueden utilizar el calor, el microondas y el frío.

El uso de calor consiste en exponer las muestras durante 4-5 horas a una temperatura de cerca de 75ºC, o, por el contrario, a una temperatura más baja por un tiempo más largo. Este método, aún siendo inocuo y rápido, puede ser utilizado sólo para pequeñas cantidades de plantas.

Las microondas causan movimiento y por tanto calientan las moléculas de los líquidos, que están presentes en los insectos pero no en las plantas secas. El horno microondas es también muy eficaz, veloz, económico e inocuo, pero no se puede utilizar para grandes cantidades.

El mejor método, y por tanto el más difundido, es el frío. La esterilización se efectúa por congelación de los paquetes a una temperatura de -25ºC durante 6-7 días. Este método es bastante eficaz y presenta notables ventajas por la simplicidad de la operación y la total inocuidad para los operadores.

Página siguiente


Página inicial   Qué es un Herbario   La evolución histórica de los herbarios   Cómo se prepara un herbario   El Herbario del Departamento de Botánica