Página inicial   Página anterior   Página siguiente   Índice  

LAS PALMERAS DE ACEITE

Elaeis guineensis Jacq. (Foto N. Longhitano)

Elaeis guineensis Jacq.

Etimología - El término genérico deriva del griego elaia = oliva, por los frutos ricos en aceite. El término específico alude al área de origen de la especie.

Área de origen - Bosques pluviales de Guinea (África occidental)

Descripción botánica - Elegante palmera, similar al cocotero (Cocos nucifera), con tallo erecto que puede alcanzar los 25-30 m de altura, y 10-15 m en cultivos, fuertemente anillado, pero privado de espinas. Las hojas son pinnadas, de 4-5 m de largo, con 50-60 segmentos lanceolados, con punta, y con el pecíolo de hasta 1 m, espinoso-dentado en el borde. Las flores, unisexuales en plantas monoicas, se reúnen en breves inflorescencias que aparecen entre las hojas formando grupos densos y compactos. Los frutos se forman precozmente, ya en ejemplares de apenas 3 años, son carnosos, similares a pequeñas ciruelas de 2-3 cm, oblongo-ovoideas, de color rojizo, reunidos en gruesos racimos llamados regímenes, de 3-15 kg.

Usos - Los frutos y las semillas de Elaeis guineensis producen un aceite vegetal muy estimado, largamente usado con fines alimentarios, cosméticos e industriales. Por este motivo esta palmera se cultiva ampliamente no sólo en África, en su lugar de origen, sino también en otras zonas, como las Antillas, Suramérica, Malasia, Indochina, etc., donde forma extensas plantaciones.

El aceite de mejor calidad, conocido comercialmente como aceite de palma, se obtiene de las semillas, previamente escurridas y molidas y debidamente sometidas a un estrujamiento a altas temperaturas; raramente se extrae con disolventes químicos. El contenido de aceite por semilla varía del 43 al 51%.

Desde el punto de vista químico y organoléptico este aceite es muy similar al de coco, del cual se diferencia por el mayor contenido en ácido oleico; de consistencia sólida y mantecosa bajo los 20ºC, de color blanco amarillento, con sabor agradable y con olor similar al de coco.

El aceite de palma posee un grado de acidez variable, en general superior al 15%, y se utiliza sobre todo con fines alimentarios, como la margarina o la mantequilla vegetal, o bajo la forma de aceite parcialmente hidrogenado; para ello antes se ha refinado y decolorado oportunamente.

Un aceite de mayor grado de acidez, por tanto cualitativamente menos preciado, se extrae de la pulpa fibrosa de los frutos, previo estrujamiento a altas temperaturas. Este aceite, cuyo contenido varía entre el 40 y el 70% por fruto, se utiliza sobre todo en la fabricación de jabones y cosméticos, o, en la industria, como lubricante.