Página inicial   Página anterior   Página siguiente   Índice  

LAS PALMERAS DE ACEITE

Attalea butyracea (Mutis ex L. f.) J. G. W. Boer.

Orbignya speciosa Barb. Rodr.

[=Attalea speciosa Mart.]

Etimología - El término genérico está dedicado al naturalista francés A. D. d'Orbigny, que vivió en el siglo XIX. El término específico en latín significa "magnífico, de bello aspecto" y se refiere al porte elegante de la planta.

Área de origen - Brasil.

Descripción botánica - Imponente palmera con tronco erecto de hasta 20 m de alto y 30-40 cm de ancho, luce en el ápice una densa corona de hojas pinnadas, erecto-patentes, formadas por segmentos linear-lanceolados. Las flores, unisexuales en plantas monoicas, se reúnen en inflorescencias péndulas, poco ramificadas, de 1,5 m. Los frutos son similares a pequeñas nueces de coco de cerca de 6 cm, ovado-oblongos, puntiagudos, y producidos en cantidades inmensas (unos 800-1000 frutos por cada inflorescencia).

Usos - Las semillas producen un aceite comercialmente conocido como aceite de babassu. Para extraerlo, las semillas recogidas en la naturaleza se machacan y se exprimen en prensas hidráulicas o se tratan con disolventes químicos.

El aceite, cuyo contenido varía por semillas del 60 al 70%, es transparente, emana un olor similar a las nueces y es líquido a 20-30ºC, si no tienen una consistencia cremosa.

El aceite de babassu se utiliza ampliamente sobre todo en la preparación de cosméticos (aceites y cremas para el cuerpo y para el cabello, jabones, etc.) porque no pringa y tiene fuertes propiedades suavizantes; también se utiliza con fines alimenticios en la producción de margarinas, como lubricante y, a veces, como componente de los carburantes de los motores diesel.