Página inicial   Página anterior   Página siguiente   Índice  

LA PALMERA DE LA CERA

Copernicia baileyana Leon (Foto F. De Santis)

Copernicia cerifera Mart.

Etimología - El término genérico está dedicado al conocido astrónomo polaco N. Copérnico. El término específico se refiere claramente a su capacidad de producir ceras.

Área de origen - Brasil nororiental.

Descripción botánica - Palmera con tronco singular, erecto, de 10-12 m de altura, cubierto por los restos de las vainas foliares. Las hojas, sujetas por un pecíolo erecto, son palmeadas, de 1,2-1,5 m de diámetro, subdivididas hasta la mitad en unos 60 segmentos fuertemente puntiagudos, de color verde brillante y cubiertos por una sustancia cerosa. Las flores se recogen en inflorescencias en racimo, ramificadas, largas tanto como las hojas. Los frutos, redondeados, son de color marrón.

Usos - De las hojas de esta palmera se obtiene la preciadísima cera carnauba, cuyo nombre proviene de una población indígena de Brasil, donde la planta crece espontáneamente.

Las hojas se recogen durante la estación árida, cuando aún están cerradas y envueltas por una delgada capa de cera. Ésta se extrae y tamiza, se funde y se introduce en el comercio bajo la forma de panes duros y frágiles, de color variable, desde el gris verduzco al amarillo pálido o, eventualmente, blancuzco previa decoloración.

Cada planta produce un centenar de hojas y de cada una de ellas se extrae cerca de 7kg de cera.

La cera caranauba es la cera vegetal más dura conocida; es escasamente soluble en frío y se utiliza principalmente para subir el punto de fusión de otras ceras.

Por sus óptimas características físicas se utiliza bastante en diversos sectores. Gracias a la dureza y a la mayor duración de la brillantez es muy apreciada como constituyente de productos para encerar el suelo, los muebles o la carrocería, para lustrar los zapatos, o para fabricar tinta para el papel carbón. También se demanda para pulir y lustrar los cueros, las telas enceradas, para hacer jabón, en la fabricación de lápices y pasteles y para endurecer las velas.

La de mejor calidad, sin impurezas (arena, tierra, etc.), se utiliza en la industria cosmética para preparar ceras depilatorias, desodorantes de barra, y coloretes y barras de labios, para aumentar su consistencia.