Página inicial   Página anterior   Página siguiente   Índice  

LA PALMERA ARECA

 

Areca catechu L.

Etimología - El término genérico deriva del vocablo tamil areec, nombre común indígena de esta planta, transformado en portugués a areca. El término específico es el nombre indígena que indica una droga fuerte con propiedades astringentes que se extrae del tronco de la Acacia catechu (fam. Leguminosae), abundante también en las semillas de esta palmera que se utilizan para la preparación del masticatorio llamado betel.

Área de origen - India oriental y Malasia.

Descripción botánica - Es una palmera provista de un tallo solitario y delgado, de hasta 30 m de largo y 20 cm de ancho, inicialmente verde y después se torna grisáceo, y está anillado por las cicatrices foliares. Las hojas, en el ápice del tronco, son pinnadas, con raquis rígido pero arqueado y con numerosos segmentos, rígidos y densamente apelmazados. Las flores, perfumadas y de color amarillo, son unisexuales, forman inflorescencias que se desarrollan en la base de las hojas, envueltas por dos espatas; las masculinas, más numerosas, se localizan en el ápice de la inflorescencia, mientras que las femeninas, en menor cantidad, se sitúan hacia la base. Los frutos son duros, de color rojo anaranjado, ovoides, con un mesocarpo fibroso y un endocarpo delgado y leñoso que envuelve la única semilla.

Usos - Las semillas de esta palmera, erróneamente conocidas como nueces de areca, son ampliamente utilizadas, sobre todo en Asia suroriental, como masticatorio por las propiedades estimulantes, digestivas y cardiotónicas que posee debido a la presencia de taninos y sustancias alcaloides.

Por tales motivos esta palmera se ha cultivado desde hace tiempo y forma extensas plantaciones en muchas regiones tropicales, no sólo asiáticas, de Pakistán, India y Malasia, hasta las islas meridionales del Pacífico, y también en algunos lugares de África.

El ápice vegetativo, en cambio, de sabor amargo, se consume como col de palma.