Página inicial   Página anterior   Página siguiente   Índice  

LAS PALMERAS DEL MARFIL

Phytelephas aequatorialis Spruce (Foto Giovanni Onore)

 

Phytelephas macrocarpa Ruiz & Pav.

Etimología - El término genérico deriva del griego phyton = planta y elephas = elefante, refiriéndose a la producción de marfil vegetal. El término específico alude a las grandes dimensiones de los frutos, más grandes que las otras especies.

Área de origen - Colombia, Ecuador.

Descripción botánica - La palmera tiene un aspecto muy singular, se caracteriza por un tener un tronco rastrero del cual parten numerosas raíces adventicias, de hasta 6 m, arqueado y ascendente sólo en una breve porción terminal, donde se desarrolla una densa corona de hojas pinnadas, erectas, de hasta 6 m. Las flores son unisexuales, sobre individuos distintos (dioicos); las masculinas se reúnen en espádices no ramificados, largos y cilíndricos, las femeninas en glomérulos, muy pequeños y compactos. En la maduración dan origen a una infrutescencia globosa, constituida por un conjunto de frutos (drupas) parcialmente concrescentes, con 6-9 semillas. Las semillas contienen un tejido nutritivo (albumen), inicialmente lechoso, comestible y de sabor agradable, que al madurar se vuelve durísimo y muy similar al marfil animal.

Usos -El albumen endurecido de las semillas, como el de Hyphaene thebaica, constituye un marfil vegetal bastante preciado, que se utiliza para fabricar botones y objetos tallados.