Página inicial   Página anterior   Página siguiente   Índice  

Ecología

Las palmeras pueden constituir la única forma de vegetación (por ej. Nipa fruticans en Borneo y Sumatra forma, ella sola, bosques de cientos de años) o se pueden mezclar con otras especies, como en los bosques pluviales de América central y meridional, o en las formaciones de manglares, a lo largo del curso de los ríos o en áreas periódicamente inundadas.

En el ámbito de la misma banda tropical, un hábitat distinto es el de las altas montañas, donde las temperaturas son mucho más bajas, pero algunas palmeras se arriesgan a crecer hasta en los 3000 metros de altitud (por ej. Trachycarpus fortunei, Phoenix reclinata, Chamaedorea, Calamus, Pinanga) o incluso hasta los 4000 m (Ceroxylon utile en Colombia).