Página inicial   Página anterior   Página siguiente   Índice 

Las hojas

Lodoicea maldivica Pers. ex Wendl. (Jardín Botánico de Victoria, Islas Seychelles. Foto W. Randone)

 

Las hojas, en las especies arbóreas, se colocan en espiral todas amontonadas en el extremo del tronco, formando una cabellera apical; en las especies arbustivas y trepadoras tienen, en cambio, una disposición alterna a lo largo del tallo. Las dimensiones varían, de algunos decímetros en Chamaedorea a 8-10 m en Roystonea, hasta un máximo de 19-22 m en Raphia taedigera. Su gran desarrollo comporta una notable elasticidad del tronco y, a la vez, robustez de las raíces, sobre todo para resistir al viento.

Están constituidas por un robusto pecíolo, llamado raquis, de consistencia leñosa, a veces espinoso, cuya base envaina el tronco, formando en algunos casos (ej. Archontophoenix) una columna cilíndrica llamada corona; y por una lámina, inicialmente entera, y después subdividida en segmentos rígidos y paralelinervios, llamados pinnas.